Mad Max – Xbox One Standard Edition

agosto 30, 2016  —  By

Mad Max – Xbox One Standard Edition

mad max Mad Max – Xbox One

 

Precio: $249.50 y Envío GRATIS en pedidos mayores a $599. Detalles  Agregue al carrito de compras
Ahorras: $849.50 (77%)
Cuando en el ya lejano E3 2013 Warner Bros. y Avalanche Studios anunciaron el videojuego de Mad Max no pude sentir más indiferencia, es uno de los muchos errores que uno comete a lo largo de su vida porque bastaba con prestar un poco de atención a los encargados del proyecto, los mismos del excelente Just Cause, para saber que lo más probable era que el juego me suscitase de todo menos indiferencia, tras cancelar las versiones de PS3 y Xbox 360 por cuestiones de insufuciencia técnica y retrasar el juego a 2015 pensé: “ya lo decía yo, este juego va a ser un fiasco”. Otro error. Pero ahora, por fin, Mad Max está entre nosotros, y ya no vale con hacer cabalas o hablar de las sensaciones que te producen un tráiler o un determinado anuncio, lo hemos jugado a fondo y ahora puedo decir alto y claro que sí, que estaba muy equivocado, así que ahí va: “lo siento mucho, me he equivocado y seguro que vuelve a ocurrir”
mad max, xbox

Bienvenidos al Páramo

Para los que no conozcan la saga de películas, ni tan siquiera esta última entrega (Furia en la carretera), quizás le suene a chino eso de un mundo apocalíptico en el que distintas facciones se disputan los escasos recursos existentes a base de plomo y gasolina. Ahora que lo pienso esto es otro error, porque seguro que han oído hablar (si es que no le han echado cientos de horas de juego) de Fallout, Borderlands o Rage. Esos tres juegos, sin ninguna duda, bebieron de las entregas ochenteras de la saga fílmica.

Por si acaso, el juego sigue una historia completamente independiente de cualquiera de las entregas de celuloide, un acierto que Warner Bros. ha practicado en los últimos años, con la inestimable ayuda de Rocksteady eso sí, con Batman Arkham Knight.

El loco Max Rockatansky vuelve a ser el héroe

La aventura comienza cuando Max es asaltado en plena carretera por Lord Scrotus, el villano principal del juego y un señor de la guerra que impone su psicótica ley en buena parte del Páramo. Sin agua, comida ni tan siquiera su amado coche, Mad Max tendrá que empezar de cero para lograr vengarse, gracias al señor de la combustión nos topamos con Chumbucket, un chiflado adorador de la gasolina que resulta ser un auténtico manitas mejorando y creando vehículos, este simpático personaje, que nos ha recordado muchísimo a Gollum (no solo porque vaya encorvado) nos acompaña durante la mayor parte de la aventura como copiloto del Magnum Opus, nuestro nuevo vehículo. Chumbucket puede reparar el vehículo mientras estamos parados e incluso dispara todo tipo de artilugios desde la parte trasera de nuestro bólido, pero en esa faena entraremos luego.
mad max, xbox

Mad Max: Un juego que te van a parecer dos

La aventura está dividida en dos grandes mecánicas de juego: la conducción y la exploración a pie. Casi podemos decir que nuestro tiempo de juego se divide en un 60% del tiempo conduciendo y un 40 explorando a pie. La conducción está muy lograda y cada una de las mejoras que podemos hacer a nuestro Magnum Opus se notan y mucho a la hora de manejarlo. Hay 18 opciones para mejorarlo. Algunas, como la carrocería, el color, las decoraciones o los ornamentos del capó son puramente estéticas pero la mayoría (motor, turbo, tubo de escape, neumáticos, suspensión) influyen directamente en el control de nuestro vehículo. Además, también tenemos mejoras defensivas, como las púas antiabordaje o el blindaje y mejoras ofensivas, como el parachoques de embestida, las llantas, el arpón, el truenarpón (una especie de lanzamisiles) o los inflamadores laterales.

Los combates en vehículos

Se convierten, de este modo, en un verdadero espectáculo. Nuestros enemigos nos acechan sin descanso y nosotros podemos defendernos embistiéndoles, disparando nuestra escopeta y hasta desgarrándolos con las púas de nuestras llantas. Pero, sin duda, la herramienta más divertida es el arpón, que podemos lanzar sobre enemigos (a pie o en coche) y objetos, es una buena muestra del amor queAvalanche Studios tiene por este tipo de artilugios, eso sí, aunque resulta tremendamente divertido disparar el arpón para derribar puertas, torres, desenterrar chatarra de la arena o extraer a los conductores de sus vehículos, la realidad es que su uso no ofrece tantas opciones como en Just Cause, ni de lejos.

El control de los vehículos (porque además del Magnum Opus también podemos pilotar el resto de coches que aparecen en el juego) resulta muy satisfactorio, es curioso que no haya un botón para el freno de mano y que nos baste con el clásico freno y acelerador, pero buena parte de la culpa la tiene el que la mayoría de botones también sean necesarios para las habilidades de combate, las distintas superficies: arena, grava, roca, asfalto,… se notan bastante, dentro de los márgenes de una aventura (no esperes una simulación como en los juegos de conducción).

mad max, xbox

 

Si quiere comprar este grandioso juego de Mad Max le dejo un enlace de compra aquí abajo.

Agregue al carrito de compras